El arte de amarte

por / Martes, 02 febrero 2016 / Publicado enBlog
amarte

El amor es puro arte. Supone el máximo acto de expresión, de belleza, de creatividad, es la máxima expresión de la creación humana. El amor es un lienzo vivo….un lienzo expansivo que va pintándose con actos de amor diarios. Un pincel que debe estar siempre en movimiento, amando permanentemente.

Los seres humanos estamos aquí para amarnos, abrazarnos, tocarnos, sentirnos… Amar y ser amado es una necesidad vital ¿Sabías que los bebés que no reciben amor tienden a morir?

Pero ¿Sabemos qué es el amor? ¿Sabemos amar? ¿Empleamos bien el amor? Enrich Fromm en su libro “El arte de amar” dice que amar es un arte, por lo tanto, se aprende como cualquier arte y que consta de una parte teórica y otra práctica. Pero nadie nos enseña a amar, vamos aprendiendo sobre la marcha, a base de patrones que observamos en nuestro entorno, a base de las experiencias vividas, a base de relacionarnos con el amor. Además cómo no somos expertos del amor, muchas veces lo confundimos con su opuesto: el miedo.

Al igual que hay conservatorios, escuelas de dibujo, escuelas de artes escénicas, academias de pintura… debería haber centros donde se enseñe el arte de amar.

Wikipedia define: “El arte es entendido generalmente como cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con una finalidad estética y también comunicativa, mediante la cual se expresan ideas, emociones o, en general, una visión del mundo, a través de diversos recursos, como los plásticos, lingüísticos, sonoros, corporales y mixtos”. Y como estaba escribiendo este post, le he encontrado una gran similitud con el amor. El amor es pura belleza, es una manera de expresar nuestras emociones y sentimientos, es un acto comunicativo y en el que también se emplean diversos recursos como palabras, gestos, actitudes, miradas… Pero una vez más, no siempre empleamos esta manifestación artística que es el amor de una manera adecuada.

Empezando por el hecho de que no nos amamos a nosotros mismos. Si no nos valoramos, si no nos aceptamos, si no somos cariñosos ni amorosos con nosotros mismos ¿Cómo vamos a poder amar a otras personas? Lo haremos, pero a medias. Todo empieza por uno, no podemos dar lo que no tenemos.

Otra de las cosas que hacemos es tender a asociar y limitar el amor al romántico, al de pareja. Y no siempre entendemos el amor como algo más amplio, extensible a familiares y amigos. O más allá: amar la tierra, la naturaleza, amar la vida, amar todo y a todos.

Por último unas preguntas de reflexión:
¿Cómo defines el amor?
¿Cuánto amor sientes por ti mismo?
¿Cómo te lo demuestras?
¿Qué podrías hacer para practicar más “el arte de amarte”?
¿Cuánto de amoroso eres con los demás?
¿Qué tienes que aprender o practicar en el arte de amar?

SUBIR
A %d blogueros les gusta esto: