Practicar el desapego no es tan difícil

por / Viernes, 25 noviembre 2016 / Publicado enBlog
desapego

En el momento en que decidí liberarme de todo lo material, empecé a sentir una gran liberación. Me pareció más fácil y rápido de lo que esperaba, como por “arte de magia” para cada objeto aparecía una persona que necesitaba algo que yo tenía. Al principio pensé que me daría más pena deshacerme de ciertas cosas, pero fue todo lo contrario: mi casa se iba vaciando y yo me sentía cada vez más fuerte y poderosa.

Vivimos en una sociedad en la que se estimula la acumulación de bienes que muchas veces ni usamos. Creemos que la felicidad está en tener y tener; pero por más cosas que adquirimos no nos sentimos plenos, sino que ansiamos más y más. Y la realidad es que cuanto menos poseemos, más libres nos sentimos. Somos esclavos de muchas cosas y sin darnos cuenta nos vamos apegando a ellas, considerando que ellas forman parte de nuestra identidad personal.

El desapego consiste en saber valorar las cosas desde una perspectiva equilibrada, sin excesos que nos atan y que nos restan libertad y autonomía. Apegarse a lo material nos lleva a creer que sin eso no podemos vivir y a darle más peso del que ya tiene.

Por ello lo más sano es darle el adecuado valor a cada cosa, apreciarla y agradecer poder disfrutar de ella, pero sin que de ello dependa nuestra identidad y nuestra felicidad. Además, en esta vida nada es eterno, todo se mueve y pocas son las cosas que podemos retener.

No te digo que te desprendas de todos los bienes materiales, pero sí que trates a deshacerte de todo aquello que ya no usas y que incluso no sabías ni que tenías.
Si acumulas trastos por si algún día los necesitas estás generando una energía de miedo y escasez con la que estás bloqueando la prosperidad y abundancia en tu vida. Significa que estás muy apegado al pasado y eso no te permite avanzar hacia el futuro. Nuestra casa es un reflejo de nosotros mismos, si la mantienes limpia y ordenada es porque tu mente también lo está.

Limpieza, orden y desapego son las 3 reglas de oro del Feng Shui. Vivir entre desorden y caos es una fuente de estrés y malestar por eso es importante tener un lugar para cada cosa y una cosa para cada lugar. También se dice que hay que “tirar lo viejo, para que entré lo nuevo”. Si te dedicas a acumular y acumular cosas inútiles, no dejas espacio para que entren nuevos bienes materiales o inmateriales.

Por mi experiencia cada vez que me ponía a ordenar armarios, tirar cosas que hacía años que ni usaba, empezaba a cambiar mi energía y me empezaban a suceder cosas maravillosas. Así que mi recomendación es que te pongas “manos a la obra” y empieces a vender, regalar o tirar a la basura todo lo que ya no te sirve ¿aceptas el reto?
Te invito a que lo hagas y, si quieres, compartas tu experiencia que podría ser de utilidad para otras personas.

SUBIR
A %d blogueros les gusta esto: